jueves, 15 de agosto de 2019

UN AÑO MÁS...


Un año más, y vamos por el 39, cumplo con un deber solidario y fraternal que mantengo vivo con el pueblo nicaragüense representado en ese gran equipo de la Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador que lidera el Maestro, hermano y amigo Orlando Pineda Flores: hacer llegar un saludo fraternal y revolucionario en recuerdo y celebración del aniversario de la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización culminada el 23 de agosto de 1980. Cumplo, como digo, un deber solidario y fraternal pues, como nos recordaba el uruguayo ilustre Eduardo Galeano “no estamos hechos de células sino de historias”.  Y, doy fe de ello, pues aquellas páginas de la Historia de la educación nicaragüense que escribieron los miles y miles de jóvenes que regresaron de los lugares más recónditos de su Patria recién liberada, con el brillo en sus miradas al haber luchado contra la oscurana levantando barricadas de cuadernos y pizarras, nos cambiaron la vida para siempre a muchos otros jóvenes de Cataluña y de todo el mundo haciendo buena y dando sentido a la frase de Galeano.




Cierto: más que de células, o además de células, de materia, estamos hechos de historias. Somos una suma de historias. Y pasamos por el mundo haciendo historia. Por eso Paulo Freire nos insistía en que “El mundo no es. El mundo está siendo”. Nosotros, nuestras historias, mueven la vida y hacen posible el mundo. 

Y aquí quería llegar: aquellos hombres y mujeres jóvenes valientes y generosos que bajaron victoriosos de las montañas para reunirse en la Plaza -y seguro que algunas y algunos de los presentes en este acto lo vivieron personalmente y me darán la razón- aquellos jóvenes digo, vivieron miles, infinitas historias que escribieron en el viento y que llegaron al corazón de otros jóvenes y de estos a otros y a otras y así sucesivamente hasta completar una fuerza que hizo mover el mundo algo más deprisa, y, sobre todo, mucho más alegre y esperanzado.

Esos ríos de jóvenes enamorados de vida, preñados de historias, que desembocaban en el mar de pueblo que les esperaba en la Plaza nos recordaban que el mundo está siendo y que era posible erradicar el analfabetismo y pensar en un mundo alfabetizado y culto. Y nos invitaron a la fiesta, nos convidaron a mover el mundo junto a ellas y ellos.




Y aquí estamos 39 años después. Con el cabello blanco y anteojos la mayoría, con el cansancio más cercano, con mil achaques… pero siempre a la orden. Siempre en disposición de recordar aquel histórico himno tantas veces entonado y que desearíamos seguir escuchando en todas las comunidades indígenas de América, en todos los pueblos de África y de Asia, en todos los lugares dominados aún por muchos siglos de incultura… para seguir moviendo el mundo junto a ese inmenso y plural coro de quienes año tras año volvemos a entonar las estrofas primeras como si fueran una orden rojo y negra, pues aquel “Avancemos, brigadistas, guerrilleros de la Alfabetización” era toda una invitación a hacer historia, a mover el mundo y soñar un futuro envuelto de esperanza. 

Aquí estamos 39 años después agradeciéndoles la oportunidad que nos dieron, y nos dan, de compartir tanta generosidad, tanto amor al pueblo y tanta solidaridad internacionalista. Gracias. Muchas gracias de corazón. Y reciban nuestro saludo más sincero y fraternal en este día tan señalado.  

¡¡PUÑO EN ALTO!! ¡¡LIBRO ABIERTO!!

Sebas Parra
La Guerrilla Comunicacional


No hay comentarios:

Publicar un comentario