lunes, 14 de octubre de 2019

COMUNICAT / COMUNICADO


Des de La Guerrilla Comunicacional rebutgem la injusta sentencia condemnatòria contra les persones encausades arran del referèndum l'1 d'octubre del 2017 i considerem que les penes de presó d'entre 13 i 9 anys per haver exercit drets fonamentals, recollits als Pactes Internacionals de Drets Humans (Resolució 2200A – 1966), marquen un barem judicial molt greu que vulnera les llibertats personals i col·lectives.

Considerem que a l’estat espanyol ens trobem immersos en una onada repressiva i de criminalització de la protesta civil generalitzada que va més enllà del “Procés” i afecta a activistes i a moviments socials d’altres tendències i territoris. 

La llibertat d’expressió i de manifestació son drets bàsics als que no podem renunciar, igual que no podem deixar de lluitar pel dret a viure una vida digne de ser viscuda. Per això, La Guerrilla Comunicacional mostrem el nostre rebuig a aquestes agressions. Ahir, avui i demà ens veiem als carrers. 

La Guerrilla Comunicacional


Desde La Guerrilla Comunicacional rechazamos la injusta sentencia condenatoria contra las personas encausadas a raíz del referéndum el 1 de octubre del 2017 y consideramos que las penas de prisión de entre 13 y 9 años por haber ejercido derechos fundamentales, recogidos en los Pactos Internacionales de Derechos humanos (Resolución 2200A - 1966), marcan un baremo judicial muy grave que vulnera las libertades personales y colectivas.

Consideramos que en el estado español nos encontramos inmersos en una ola represiva y de criminalización de la protesta civil generalizada que va más allá del "Proceso" y afecta a activistas y a movimientos sociales de otras tendencias y territorios.

La libertad de expresión y de manifestación son derechos básicos a los que no podemos renunciar, al igual que no podemos dejar de luchar por el derecho a vivir una vida digna de ser vivida. Por ello, La Guerrilla Comunicacional mostramos nuestro rechazo a estas agresiones. Ayer, hoy y mañana nos vemos en las calles.

La Guerrilla Comunicacional

lunes, 7 de octubre de 2019

NUEVOS LENGUAJES, NUEVAS MENTIRAS, NUEVOS RETOS



Dicen que vivimos en la era de la información pero creo que tal creencia responde a una evidente falacia. La utilización interesada de la información ha existido siempre. Platón (427-347 a.c.) ya nos iluminó con la alegoría de la caverna para explicar por qué la mentira impacta tanto en la vida del ser humano. La información siempre ha sido la gran herramienta para dirigir los hilos de la sociedad en beneficio de los intereses de ciertas élites y en contra de la mano de obra que mueve el mundo. Imperios, reinados, gobiernos, curias… han utilizado esta arma de poder sobre los pueblos, han creado múltiples irrealidades y han sobrevivido gracias a la mentira. Como propaganda, mentira multiplicada o creación de otra realidad, pero siempre con el mismo interés: hacernos creer lo que no es.


El mito de la caverna de Platón.


Pero que el ser humano se instale sobre la mentira, que se desarrolle en base a irrealidades, implica el suicidio de su inteligencia. La verdad y su análisis es lo que hace crecer a las personas, está presente en el progreso de la historia y señala el camino a recorrer por la especie humana. Por ello, por las mentiras impuestas y las luchas por la verdad, han existido las revoluciones.

Como herramienta militar, en octubre de 1969, arrancaba el primer nodo de la red de Internet. Pero es a partir del 1983 cuando se produce su nacimiento promovido por el capitalismo para intereses comerciales. Aunque el invento se les fue de las manos pues no contaron que la información quedaba a expensas de toda persona que tuviera acceso. Los grandes medios desinformaban y los internautas, inmediatamente, contrastaban la información, la cuestionaban y mostraban la verdad. ¡Boom! En todas las narices. Pero los dueños del mundo no iban a permitirlo y han ido creando todas las herramientas necesarias para volver a la anormalidad. Surgieron los dispositivos para seguir creando falsedades o fake news y los medios de comunicación se adaptaron a la nueva vorágine, creando sus medios digitales. 


Fake news (noticias falsas). Armas de la desinformación.

Y aquí estamos, con todo este guirigay de los Facebook, Twitter, Instagram, Whatssap, Messenger, Tumblr, Snapchat, Pinterest, Youtube, QQ, Linkedin, Google+, Sina Weibo, Reddit, etc, etc. Y muchos que entran en todo esto y más, en depresión intelectual y sin tiempo para relacionarse, entran en Tinder, Edarling, Meetic, Ourtime, Solteros con nivel, etc. a buscar su media naranja. Un ejemplo entre muchos otros de todo un despropósito y cataclismo social y humano.

Por el camino de este desasosiego, nos encontramos con la llamada brecha digital, separación que existe entre las personas que utilizan las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y aquellas que no tienen acceso a las mismas o que, por su analfabetismo digital, aunque las tengan, no saben cómo utilizarlas.




Estos nuevos lenguajes, enmarcados en cambios culturales de gran envergadura, están aquí para quedarse. Este es, pues, el nuevo campo de batalla para luchar por la verdad. Y las que seguimos insistiendo en hacer de este mundo uno mejor e igualitario, no nos queda otro remedio que adaptarnos, lo justo y necesario, tampoco hay que hacerse socio de toda esta secta, para defender los mensajes de sensibilización contra el analfabetismo político.

Tenemos primero que identificar las características de estos nuevos lenguajes entre las que destacan algunas como: la inmediatez, las imágenes y el diseño. 

La inmediatez es un arma de doble filo. Ayuda a informar antes, sí, pero ser rápidos y llegar los primeros no es más importante que llegar con la información adecuada, contrastada y real de lo que quieres comunicar. Ya lo decían nuestras abuelas: lento pero seguro. 

Las imágenes han ido tomado una relevancia de primera magnitud. Por su fácil creación, manipulación y difusión. Hoy, hacer una fotografía o un vídeo y enviarlo es más rápido que llamar por teléfono. Pero volvemos al error de la inmediatez. Hacer una foto o un vídeo requiere saber, como mínimo, donde situar el foco y realizar bien el encuadre. Y eso requiere su tiempo de análisis para mostrar en esas imágenes la pura realidad.




Y por último, el diseño. No es que tengamos que informar de forma atractiva, elegante y moderna. Eso no será importante para hacer llegar la información a más personas. Hay que diseñar con la intención de hacerlo fácil, práctico y clarividente, por que eso es lo que busca el público de las TIC.

Entonces, podríamos preguntarnos, ¿qué intenciones hay en todas estas nuevas tecnologías, en estos nuevos lenguajes? Desde mi humilde punto de vista, basado en la práctica y vivencias en carne propia, la respuesta es esta: no quieren que pienses. Todo está ideado para que no tengas que hacer ni pensar nada, puro entretenimiento. Además, si lo dice la televisión...las TIC o el Tinder, es que es verdad. 

Y no, no es así, la verdad existe dentro de ti.

Sin renunciar al progreso hay que volver a la reflexión, al sosiego que da el análisis, cuestionando de entrada toda información y pensando el por qué. Así descubrirás tu verdad, no la que te dicen o intentan inculcar. Fomenta tu curiosidad, hazte preguntas, compártelas con tus amistades o con aquellas personas que quieren compartir. Disfruta y defiende la naturaleza, no hay más verdad que esa. Hunde tus pies desnudos en la hierba fresca de la montaña o en la arena junto al mar y goza con esa sensación. Solidariza la información y comparte emociones. Una buena conversación sin prejuicios es la clase más intelectual que te ofrecen las relaciones. Abre un libro y tu mente, y, letra a letra, palabra a palabra, frase a frase, el tiempo se detendrá sin darte cuenta. Y entra en una sala de cine, deja que la oscuridad te ahuyente de las irrealidades externas y encuentres respuestas en las historias de otras historias. En definitiva, no des nada por hecho, constrúyelo tu. Porqué sólo seremos personas siendo sujetos críticos y transformadores de la Historia.

Julio Suárez 
La Guerrilla Comunicacional



jueves, 3 de octubre de 2019

A PROPÓSITO DEL "BELLA CIAO"


Paradojas de la vida. Pero sobre todo, paradojas “ideológicas” de la vida. Me explicaré......

Servidor de ustedes dedica una parte de su tiempo libre a amenizar determinados actos  y celebraciones con una selección musical destinada a divertir y hacer bailar a la audiencia. Vamos, lo que vendríamos a denominar hacer de PD (Pincha Discos, porque el término DJ no se ajusta exactamente a mi actividad musical). El hecho diferencial de mis “sesiones” musicales se basa en dotar a estas de un contenido ideológico muy claro. Canciones con contenido feminista, combativo y, digámoslo así, revolucionario. 


Pinchadiscos en acción


Uno de los temas que siempre incluyo en mis selecciones musicales es una versión muy energética y alocada de la ya famosa “Bella Ciao”, a cargo del gran Goran Bregovic. Para mi sorpresa, es una de las canciones que más respuesta positiva produce en el público. Hace poco, más de 300 personas corearon este himno partisano y pensé : “Caramba, lo hemos conseguido..... que tanta gente coree una canción con tanta simbología ideológica es buena señal ¿no?..... la revolución se acerca.... ahora ya sí ¿no?”.


Pero como decía mi abuelo: “que poco dura la alegría en casa del pobre”. Poco después de acabar la fiesta, mucha gente se acercó a felicitarme y la mayoría comentaron el momento mágico creado por esa canción. Estaba a punto de levantar mi puño de marxista de base cuando lo que oí me dejó helado: “Que puntazo que hayas puesto la canción de “La Casa de Papel”. Ups....... ¿cómooooo?.

“La Casa de Papel” es una exitosa serie de televisión donde los protagonistas cantan Bella Ciao en uno de los capítulos. Resulta que la mayoría de la gente que coreó las estrofas de la canción creía que se había compuesto para la serie y no tenían ni idea de que fuera un himno antifascista.


Protagonistas de La Casa de Papel, serie de Vancouver Media


Bella Ciao es realmente un canto popular italiano del siglo XIX de las trabajadoras de los arrozales, si bien su popularidad se debe a que fue adoptado, con otra letra, por los partisanos, grupos resistentes contra el fascismo y el nazismo. Su difusión durante la Resistencia está documentada y parece circunscribirse sobre todo en la región de Emilia entre los Apeninos boloñeses y las zonas de la república partisana de Montefiorino.

La popularidad de “Bella Ciao” comenzó a mitad del siglo XX, aprovechando los numerosos Festivales mundiales de las juventudes comunistas que tuvieron lugar en varias ciudades como Berlín, Praga o Viena, donde la canción fue cantada por los delegados italianos y posteriormente fue traducida a los idiomas de los delegados de otros países. Alcanza su máxima difusión a partir de las manifestaciones obreras y estudiantiles de 1968, y varios autores conocidos, como Yves Montand o, posteriormente Banda Bassotti, la graban en disco.


Los partisanos italianos fueron clave para derrocar a Mussolini


Y aquí viene la paradoja. ¿Hemos de estar contentos que “Bella Ciao”, himno antifascista que tiene un sentido ideológico muy claro, sea conocido multitudinariamente, perdiendo su carga política y sea difuminado por el sistema, o hemos de devolverle su verdadero sentido y recolocarla en su hábitat natural, el de la lucha y la disidencia?. Personalmente, soy partidario de la segunda opción, por respeto a los que sufrieron y lucharon para liberarnos del yugo del fascismo. Quizá sólo nos queda explicar una y otra vez el auténtico sentido de la canción, para que la gente tome consciencia de su valor ideológico y que sepan realmente lo que están cantando. No es tarea fácil pero hay que intentarlo.

Como decía aquel: “reflexionemos, reflexionemossss”

“E quest' è il fiore del partigiano, O bella ciao, bella ciao, bella ciao, ciao, ciao, E quest'è il fiore del partigiano, Morto per la libertà” / "Y esta es la flor del partisano, oh bella ciao, bella ciao, bella ciao, ciao, ciao, y esta es la flor del partisano, Muerto por la libertad"


Carles Estríngana
La Guerrilla Comunicacional